Lunes 5 de marzo de 2012

M ozart y Beethoven fueron los primeros usuarios del “sistema Groupon”, de compras masivas para lograr un objetivo, y usaban este método para vender tickets para sus conciertos. Si había poca demanda, se cancelaba, dicen investigadores de la Universidad de Toronto que analizaron las webs que ofrecen rebajas con fecha de expiración. Su conclusión es que causan el Efecto Groupon: ansiedad en los consumidores, que se desesperan para inscribirse y comprar en tropel.

“Groupon es muy popular en Norteamérica y es uno de los grandes fenómenos de Internet del año pasado. Eso es un beneficio para los consumidores, porque obtienen precios muy bajos, pero sicológicamente es una presión, debido a que la oferta expirará en 24 horas”, explica Ming Hu desde Canadá.

Hu es economista de la Rotman School of Management y junto a su colega Mengze Shi querían saber por qué páginas como LivingSocial o Groupon han tenido tanto éxito en comparación a otras que llevan una década online. Descubrieron que las antiguas dejaban a la gente esperando días. Las de ahora, en cambio, tienen un horizonte a corto plazo, con ofertas que duran muy poco. Según los economistas, al revelar insistentemente que muchas personas ya compraron la oferta o que está por expirar se desata el llamado “comportamiento de rebaño”, que se refiere a seguir a una multitud, algo de lo que el ser humano rehúye, pero que ocurre en los sitios con cupones de descuento.

“Las ovejas se comparan con el comportamiento de las personas”, explica Hu sobre el efecto rebaño y agrega que este tipo de negocio utiliza dos sistemas, uno simultáneo y otro secuencial, para atraer cazadores de “gangas”. En el primero nadie sabe cuántos han comprado y en el segundo sí. “Demostramos en la investigación que divulgar aquella información (cuántos han comprado o que se acaba el tiempo) es una buena idea”, dice Hu.

Fuente : Las Últimas Noticias